Google+ Followers

Translate

viernes, 4 de noviembre de 2011

“SCIFIWORLD” NOVIEMBRE 2011, YA A LA VENTA

Con imperdonable retraso, motivado tanto por un exceso de trabajo como, para qué negarlo, un despiste del que suscribe, doy fe de la aparición, desde mediados del pasado mes de octubre, del núm. 43 de la revista Scifiworld, correspondiente al mes de noviembre de 2011. La figura y la obra de H.P. Lovecraft ocupan un lugar relevante en este ejemplar, y a tales efectos he firmado, junto con José María Prosper, el artículo Imágenes malditas. Las adaptaciones cinematográficas de H.P. Lovecraft: “Howard Phillips Lovecraft (1890-1937) es uno de esos autores por los que nunca pasa el tiempo; uno de esos escritores a los que el transcurso de los años confirma como auténticos genios, precisamente porque están por encima de cualquier temporalidad. Solamente hay que echar un vistazo a las diferentes áreas tanto literarias como artísticas en las que se evidencia su fuerte influencia. A pesar de su injusta fama de hombre de contenido carácter y de pusilánime personalidad, lo cierto es que Lovecraft ha ejercido un fuerte influjo sobre los más vanguardistas creadores de todos los tiempos. La obra de Lovecraft y su amplísimo bestiario mitológico siempre abanderado por el tentacular y divino Cthulhu, han sido infinitamente utilizados como soporte para las más variadas opciones culturales, que han sabido absorber el estilo, formas, nombres y creaciones de bibliografía “lovecraftiana” rindiéndose a los pies del autor. Y entre todas estas destacan el cine y, un poco, la televisión”. Añado rápidamente que este artículo es en su mayor parte obra de Prosper, escritor prematuramente fallecido el 9 de julio de 2009, a los 45 años de edad, y que lo que yo he hecho es revisarlo y actualizarlo con las más recientes adaptaciones para cine y televisión de la obra de Lovecraft, pero sin alterar ninguna de sus opiniones, las cuales suscribo con gusto. Sirvan estas líneas a modo de pequeño pero sincero homenaje a Prosper: José María, lamento que nunca tuviésemos la ocasión de conocernos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario