Google+ Followers

Translate

lunes, 17 de agosto de 2009

“HARRY POTTER Y EL MISTERIO DEL PRÍNCIPE” – “ICE AGE 3: EL ORIGEN DE LOS DINOSAURIOS”

Mi paréntesis vacacional, la acumulación de estrenos veraniegos y mi diversificación laboral me han forzado a repartirme un poco en detrimento de este blog que, no me cansaré de insistir en ello, escribo por el mero placer de hacerlo, sin pretensiones de pontificar y con la única intención de conversar tranquilamente sobre cine. Para reanimarlo un poco, incluyo aquí un par de reseñas que en principio formaban parte de una entrada que preveía iba a ser más extensa y donde tenía pensado incluir diversos estrenos de los meses de julio y agosto que me he echado a los ojos. Como estamos ya a mediados de agosto, los estrenos se amontonan y he tenido la ocasión de hablar de algunos de ellos en comentarios que saldrán próximamente publicados en Dirigido por... e Imágenes de Actualidad –es el caso de Up, de Pete Docter y Bob Peterson, Asalto al tren Pelham 1 2 3, de Tony Scott, G.I. Joe, de Stephen Sommers, o Desgracia, de Steve Jacobs—, me abstendré de hablar de ninguno de ellos aquí, con la excepción de Harry Potter y el misterio del príncipe, que he optado por incluir en el blog con un texto más extenso que el que saldrá en fecha próxima también en Imágenes de Actualidad. Esta entrada es modesta, lo sé; se trata, tan sólo, de desengrasarme tras la vuelta de las vacaciones de verano, mientras preparo estos días un par de nuevas entradas relacionadas con otros títulos que también he visto en cines recientemente, y que dadas sus características especiales creo que darán mucho de sí.

Harry Potter y el misterio del príncipe (Harry Potter and the Half-Blood Prince, 2009), de David Yates.- Se ha venido diciendo casi desde el primer día (¡antes, incluso, de que se hubiese estrenado!) que esta nueva entrega de la serie Harry Potter era la mejor de todas. Pues bien, tras haberla visto, solamente puedo atribuir aquella afirmación al entusiasmo de los incondicionales de la saga, a los lectores del libro a partir del cual ha salido esta película y que yo desconozco (Harry Potter y el príncipe mestizo en su edición española), o sencillamente a una mera campaña publicitaria, dado que este nuevo capítulo cinematográfico de la creación de J.K. Rowling me ha parecido uno de los menos interesantes, y acaso el más aburrido de todos, dada su duración a todas luces excesiva. No digo que Harry Potter y el misterio del príncipe sea un film abominable: está rodado con corrección, su acabado técnico es impecable y “funciona” desde una perspectiva estrictamente formal. Sencillamente, no da lo que promete. Tras un arranque vistoso para ir “abriendo boca” (el ataque de los Mortífagos al londinense Puente del Milenio y al barrio secreto de los magos), lo más teóricamente interesante, la descripción de la infancia y juventud de Tom Riddle, el futuro Lord Voldemort, está resuelto de una manera tan formularia y apática que no la animan ni los vistosos flashbacks de tono verdoso que la ilustran; además, se echa en falta la presencia de Ralph Fiennes, ausente de esta entrega por razones argumentales. Y, con franqueza, los problemas amoroso-adolescentes de Harry (Daniel Radcliffe), Hermione (Emma Watson) y Ron (Rupert Grint) son para bostezar largo y tendido: por comparación, y sin salirnos de la saga, estaban mucho mejor resueltos y dosificados en la despreciada Harry Potter y el cáliz de fuego (Harry Potter and the Goblet of Fire, 2005, Mike Newell), una de las mejores entregas de la serie junto con Harry Potter y la cámara secreta (Harry Potter and the Chamber of Secrets, 2002, Chris Columbus). Asimismo, da pena ver a intérpretes atractivos como Alan Rickman o Helena Bonham Carter aquí tan desaprovechados, a pesar de la relevancia que tienen sus personajes en el desarrollo de la trama (sobre todo, el encarnado por Rickman). El realizador David Yates se esfuerza por darle un tono tenebroso al relato –el mismo que ya intentó imprimir en su anterior, y también mediocre, Harry Potter y la Orden del Fénix (Harry Potter and the Order of the Phoenix, 2007), en la línea “oscura” de la no menos sobrevalorada Harry Potter y el prisionero de Azkabán (Harry Potter and the Prisoner of Azkaban, 2004, Alfonso Cuarón)—, pero el resultado es a todas luces insuficiente, a pesar de un morceau de bravoure –la eficaz secuencia de Harry y Dumbledore (Michael Gambon) en la cueva— que tarda mucho, demasiado, a incorporarse a la función: llevamos ya dos horas de proyección, y la secuencia tampoco es tan brillante como para compensar tanta, tanta espera. Señalar, empero, un par de aspectos de este decepcionante Harry Potter y el misterio del príncipe, éstos sí dignos de mención: la interpretación de Jim Broadbent, realmente extraordinario en todas sus intervenciones, hasta el punto de que por sí solo consigue imprimir a la película ni que sea una apariencia de densidad; y la partitura del compositor Nicholas Cooper, que a mi entender consigue desmarcarse de los trabajos previos de John Williams y Patrick Doyle con una banda sonora personal que recoge la mejor herencia del sinfonismo británico.

Ice Age 3: el origen de los dinosaurios (Ice Age: Dawn of the Dinosaurs, 2009), de Carlos Saldanha y Mike Thurmeier.- También me ha decepcionado un poco esta nueva entrega de la serie Ice Age, ya que a mi entender continúa el camino de decreciente interés que ya mostraba la todavía atractiva Ice Age 2: el deshielo (Ice Age: The Meltdown, 2006, Carlos Saldanha) respecto a la excelente Ice Age (La edad de hielo) (Ice Age, 2002, Chris Wedge y Carlos Saldanha). Sigo pensando que lo mejor de esta última era su espléndido sentido del gag, algo que ya se percibía con mucha menos intensidad en Ice Age 2: el deshielo, la cual aumentaba a cambio las dosis de aventura, algo que vuelve a reaparecer de forma más perceptible en Ice Age 3: el origen de los dinosaurios, donde los gags aparecen reducidos al mínimo en beneficio de las secuencias de acción. Ello, en sí mismo considerado, no sería negativo si no fuese porque se nota demasiado su condición de secuela del primer Ice Age que intenta mantener el patrón establecido por esta última; así, los ya célebres paréntesis cómicos protagonizados por la rata Scrat y su bellota aquí parecen metidos con calzador más que nunca. Tampoco está a la altura de lo que inicialmente promete la descripción del nuevo escenario de las peripecias de los personajes de Ice Age 1 & 2, es decir, ese “mundo perdido” poblado de dinosaurios del cual podría haberse sacado mucho más jugo. Hay que anotar, en el terreno de lo positivo, la incorporación del personaje de Buck, esa enloquecida zarigüeya tuerta que tiene a su cargo algunos de los mejores momentos de la función, en particular aquellos que atañen a su enfrentamiento con un gigantesco dinosaurio que viene a ser su propia versión de Moby Dick. Ice Age 3: el origen de los dinosaurios acaba siendo, a pesar de todos esos defectos, un buen film: hay algunos gags que funcionan (por ejemplo, la primera secuencia cómica que enfrenta a Scrat con una ladina versión femenina de sí mismo); y secuencias de acción bien resueltas, como la de la planta carnívora o la pelea contra los velociraptores mientras la mamut da a luz a su cría. Pero el conjunto transmite, a pesar de esos destellos de brillantez, una sensación mecánica y a ratos de rutina que parece poner en evidencia el desgaste de la fórmula que lo sostiene y que no hace esperar nada bueno de cara a una hipotética cuarta entrega.

11 comentarios:

  1. Hola Tomás.
    ¿Qué tal las vacaciones?.

    Yo también he visto recientemente las dos películas que comentas y coincido bastante con tus apreciaciones.
    La última de Harry Potter me pareció larga y aburrida, características por otra parte ya habituales de una serie que apenas me ha divertido y, muy parcialmente, en el episodio firmado por Mike Newell.
    Por su parte Ice Age 3 peca, como la segunda entrega, no sólo de reiteración en sus gags, lo que la aproxima peligrosamente a la rutina, sino de esta manía de intentar imprimir al relato de un ritmo en todo momento trepidante, lo requiera éste o no, que por momentos me hizo pensar que más que estar viendo una película estaba visitando un parque de atracciones. Con todo tiene buenos momentos y es preferible a Harry Potter.

    Por cierto, me gustaría preguntarte por “Desgracia” ya que en mis vacaciones tuve la ocasión de leer la novela y es muy buena (como también lo son todos los libros de Coetzee que leído).

    Saludos.

    Lluís Vilanova.

    ResponderEliminar
  2. Un placer tenerte de vuelta. Mi pregunta no tiene nada que ver con este post sino sobre el que escribiste sobre Coppola antes de irte de vacaciones. Me extrañó que al referirte a Apocalypse Now y a su genialidad, concretaras que te referías a la versión Redux. ¿No tenías en igual estima la original? ¿De verdad te parece muy superior la nueva versión? AN es mi película de cabecera y, la verdad, prefiero la original (aunque al contrario que otros director's cut, este sí tiene sentido y aporta novedades).
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un placer tenerte de vuelta. Mi pregunta no es sobre este post, sino sobre el que escribiste de Coppola antes de irte de vacaciones. Me llamó la atención cuando hablabas de la genialidad de Apocalypse Now que especificaras que te referías a la versión redux. ¿No tienes en igual estima la original?¿De verdad te parece muy superior la nueva? La verdad es que resulta raro que se prefiera un director's cut al original.
    Gracias y un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Buenos días, amigos.

    Respuesta para Lluís Vilanova: las vacaciones, estupendas; cuando tengamos ocasión, ya hablaremos de ello. En cuanto a "Desgracia", de Steve Jacobs, es una buena película y vale la pena verla; no tiene todos los matices de la novela de Coetzee, que también he leído y es magnífica, pero el film consigue a ratos estar casi a su altura, lo cual tiene mérito; alguien me comentó que el propio Coetzee está bastante contento con la película.

    Respuesta para Int: pues sí, el "director's cut" de "Apocalypse Now" me parece superior al original, que siempre me había gustado pero me parecía algo irregular. Es muy largo de explicar pero, en pocas palabras, creo que en "Apocalypse Now Redux" las motivaciones del personaje de Willard (Martin Sheen) están mucho más claras en este montaje largo; sobre todo, creo que la secuencia de la plantación francesa es crucial, porque gracias a ese episodio Willard tiene una perspectiva más clara del origen de la guerra de Vietnam, y además la experiencia amorosa con Aurore Clément tiene algo de liberador para él, de reconciliación con el espíritu humano (recuerda que es un hombre que acaba de divorciarse), que hace que esté más preparado para luego hacer frente a Kurtz (Marlon Brando); creo, también, que se entiende mejor así que, al final, Willard no se quede en el "reino de terror" de Kurtz tras haberle matado, porque en el fondo ya no tiene necesidad de hacerlo: se ha librado de sus demonios. Creo que todo esto queda mucho más claro en "Apocalypse Now Redux", de ahí que me parezca el montaje definitivo de este film.

    Un saludo para los dos.

    ResponderEliminar
  5. Hola a todos

    acabo de ver "Antichrist"... como está la gente de la cabeza. Pero no ya Von Trier (que también, claro), sino algunos críticos que andan por ahí haciendo referencias a Friedrich o Buñuel. Qué barbaridad!!!!!!!!!!!

    Saludos

    Gonzalo

    ResponderEliminar
  6. Hola,
    Pues yo creo que Ice Age 3 pertenece a la senda Off-Hollywood de los años 70.
    Saludos, Moisés Granda.

    ResponderEliminar
  7. Saludos Tomás y cualquiera que lea este blog, ha sido una grata sorpresa descubrirlo. Fue precisamente su descubrimiento lo que me ha hecho dedicar el fin de semana a hacer una ilustración y una entrada en mi blog sobre la revista Dirigido por. Como eres (sois) gente implicada y aprovechando la cercanía que brinda la blogosfera os paso el link por si os interesa echarle un vistazo. Espero que os guste ;-), mini-homenaje: http://diboos.blogspot.com/2009/08/dirigido-por.html

    ResponderEliminar
  8. Buenas tardes a todos:

    Moisés Granda: ¡no había caído en esa interpretación de "Ice Age 3"!; prometo pensar en ello detenidamente...

    Alex: gracias por el simpático mini-homenaje a la revista "Dirigido por..."; que corra la voz y suban las ventas, para alegría de nuestro director.

    Un abrazo,
    Tomás.

    ResponderEliminar
  9. Ocurre algo con las estrellitas en IMAGENES? Porque tu critica, de aqui o de alli, no parece corresponderse a las 3 estrellas (="Buena") que aparecen... Y creo que no es la primera vez que lo noto (en general, no en ti).

    saludos!

    F

    ResponderEliminar
  10. Saludos para F:

    En efecto, esa discrepancia que aprecias, y con buen criterio, entre mi comentario del último "Harry Potter" y las tristemente célebres "estrellitas" que puntúan en "Imágenes de Actualidad" se debe a que las mismas obedecen a criterios de comercialidad y dependen única y exclusivamente del criterio del director de la revista.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Me ha parecido muy injusta tu crítica de Harry Potter. Es tenebrosa, pero porque lo tiene que ser, es así. Si hay que decir algo malo de esta película, es el guión, muy maml distribuido y recogido, pues yo, ferviente admirador de la saga, me he leido todos los libros y no se corresponde con el libro en absoluto. Coincido en lo magnifica que es la banda sonora y las actuaciones de Alan Rickman y Helena Bonham Carter.

    ResponderEliminar