Translate

martes, 18 de diciembre de 2012

“LA TRAMPA DE LA MUERTE” y “A LA MAÑANA SIGUIENTE”, de SIDNEY LUMET, en CINE ARCHIVO

Segunda y última parte del dossier que Cine Archivo ha dedicado a la figura del realizador norteamericano Sidney Lumet, y que incluye un par de comentarios de un servidor de dos de sus películas más raras del período abordado en esta entrega: La trampa de la muerte (Deathtrap, 1982) y A la mañana siguiente (The Morning After, 1986).


La trampa de la muerte:Puede interpretarse el hecho de que Sidney Lumet rodara “La trampa de la muerte” entre las mucho más graves y densas “El príncipe de la ciudad” y “Veredicto final” como el resultado de cierta necesidad del realizador de abordar algo más, digamos, “ligero” en medio de lo que son dos de sus grandes películas de los ochenta. En el momento en que lo realizó, “La trampa de la muerte” venía a erigirse, por un lado, en un curioso, inesperado aunque parcialmente fallido retorno al estilo de cine-teatro que su director desarrolló con maestría entre finales de los cincuenta y, sobre todo, durante la década de los sesenta, como demuestran “Doce hombres sin piedad”, “Panorama desde el puente”, “Larga jornada hacia la noche” y “The Sea Gull”; mientras que, por otra parte, “La trampa de la muerte” es una especie de simbólica despedida y cierre de esa etapa de cine-teatro, una demostración palpable y fehaciente de que Lumet había dejado atrás, muy atrás, esa época”.

A la mañana siguiente:Dentro de la carrera de Sidney Lumet, “A la mañana siguiente” ocupa un lugar más bien insignificante, si bien a pesar de ello significativo, habida cuenta de que este “thriller” de suspense es recordado más que nada por ser la primera película de su realizador rodada en Hollywood, lugar de ubicación de la industria cinematográfica del que se había mantenido apartado hasta ese momento gracias a su fidelidad a Nueva York. Quizá eso explique que algunos de los mejores apuntes de este film, por lo demás poco memorable, resida en su esforzado intento de mostrar la ciudad de Los Ángeles como un lugar inhóspito e inquietante, en lo cual puede verse una especie de reflejo simbólico de los sentimientos que Lumet parecía tener hacia la ciudad “angelina”, no tanto por su condición de sede oficial de la así llamada Meca del Cine como por lo desagradable que puede llegar a ser en sentido estricto su arquitectura sin vida, sin alma”.

Especial Sidney Lumet (Parte II, 1981-2007):

2 comentarios:

  1. Tomás, una gran relectura y todo un acierto. Redescubrir dos film curiosos, de un cineasta ejemplar en muchos sentidos. S. Lumet, visionario y a la vez consecuente con sus planteamientos. Siempre genial. “A la mañana siguiente”, me ha recordado algún momento de mi propia vida. Espléndida, Jane Fonda. “De la trampa de la vida” (adaptación de la novela de Ira Levin) nunca entenderé su escasa acogida y la coletilla socarrona de nominar a Dyan Cannon (no tenía tan mal gusto, el ínclito Cary Grant) a un Razzie. Cosas de Hollywoodland. En fin, un buen momento para revisar los dos films. De paso aprovecho la ocasión para desearte Feliz Navidad. Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Buenas a todos!
    "La trampa de la muerte" es una película muy entretenida pero perdido el "efecto sorpresa" a mitad del film se desinfla, la he visto en teatro (con el difunto Paco Valladares en el papel que aquí hace Michael Caine) y le pasa lo mismo aunque en el escenario resulta más efectiva.

    ResponderEliminar