Google+ Followers

Translate

sábado, 15 de septiembre de 2012

“NOCHE DE CIRCO” Y “SUEÑOS”, DE BERGMAN, Y “EL HORROR DE FRANKENSTEIN”, DE SANGSTER, EN CINE ARCHIVO

Este mes, triple comentario de novedades de DVD para Cine Archivo, y de lo más variados: un par dedicados a recientes ediciones en formato doméstico de sendas películas de Ingmar Bergman, Noche de circo (Gycklarnas afton, 1953) y Sueños (Kvinnodröm, 1955); y un film Hammer que ha ganado mucho con el paso del tiempo, El horror de Frankenstein (The Horror of Frankenstein, 1970), de Jimmy Sangster:


Noche de circo:la magnífica secuencia del payaso y el patético rescate de su frívola esposa ante la burla general de los demás viene a ser una especie de introducción simbólica o de premonición muy gráfica del sentido de todo lo que vendrá a continuación. Desde este punto de vista, puede verse "Noche de circo" como una explícita digresión de otra de las grandes obsesiones habituales de Bergman: la descripción de las relaciones amorosas como una fuente interminable de dolor”.

Sueños:Apreciaciones del propio Bergman aparte, no le falta razón cuando afirma que “Sueños” viene a ser una relativa variante de lo planteado no solo en “Noche de circo” (1953), sino también en otras de sus películas de esa década –“Un verano con Mónica” (1953), “Sonrisas de una noche de verano” (1955), en parte “En el umbral de la vida” (1958)—, sobre el dolor que se deriva de las relaciones amorosas”.

El horror de Frankenstein:fue uno de los frutos de un brusco cambio en la política de la Hammer, que pretendía acercar sus producciones al público juvenil. Para conseguirlo, se partió en este caso de una renovación de intérpretes y contenidos destinados a “rejuvenecer” el estilo de la productora aun sin variarlo en lo esencial. De ahí que la primera decisión fuera reemplazar al protagonista de las cinco películas de Fisher y también de la de Francis mencionadas en el párrafo anterior, Peter Cushing, por otro actor más joven y acorde con los nuevos tiempos, Ralph Bates, para que interpretara al Barón Victor Frankenstein en un film que, de hecho, es un “remake” poco disimulado de “La maldición de Frankenstein”, puesto que rompe la continuidad seguida por la serie hasta ese momento y retrocede a los orígenes del personaje, planteándolos de nuevo; se trata, en suma, de lo que hoy en día se conoce como un “reboot” del mito de Mary Shelley”.


No hay comentarios:

Publicar un comentario