Google+ Followers

Translate

miércoles, 30 de marzo de 2011

“JESÚS FRANCO”, DE CARLOS AGUILAR, EN CINE ARCHIVO


Cine Archivo ha publicado recientemente un comentario mío del libro que Carlos Aguilar ha dedicado a la figura y la obra de Jesús Franco, dentro de la famosa colección Signo e Imagen / Cineastas de Cátedra. Tal y como afirmo allí, “Esta monografía sobre Jesús Franco es el tercer fruto de la excelente colaboración entre Carlos Aguilar y la brillante colección Signo e Imagen/Cineastas de Ediciones Cátedra (Grupo Anaya, S.A.), precedida por sus ensayos sobre Clint Eastwood y Sergio Leone (este, una revisión del que el propio Aguilar ya había publicado en la colección en 1990), ambos comentados en este portal. Puede entenderse este Jesús Franco para Cátedra como el punto culminante de las numerosas aproximaciones previas de Aguilar a la figura de este cineasta –en forma de numerosos artículos y de un volumen publicado en Florencia en 1999: “Jess Franco: el sexo del horror”—, habida cuenta de que el lector hallará aquí algo bastante difícil de encontrar ahora mismo en nuestro país: más de 300 páginas dedicadas a analizar, con rigor y minuciosidad, documentación y claridad expositiva, el cine del realizador español maldito por excelencia: un director objeto de un culto, en demasiadas ocasiones, “friqui”, cuyos méritos, que los tiene, coloca Aguilar en su justa medida a lo largo de un ensayo que, con franqueza, va a devenir casi me atrevería a decir que necesariamente el obligado volumen de referencia y de consulta inmediata sobre la obra de un realizador en torno al cual se ha escrito mucho, pero pocas veces tan riguroso”.

Cine Archivo:


Cine Archivo – Sección Libros:


Jesús Franco:

10 comentarios:

  1. Un libro nacido clásico. Lúcido y crudo, penetrante y amargo. Se lee solo y aclara muchas cosas sobre el cine, la figura y "los tiempos" de Jesús Franco.

    ResponderEliminar
  2. Me parece una verdadera vergüenza que se edite un libro dedicado a Jesus Franco y aún no se haya editado en esta colección (y en otras) ningún libro sobre Ophuls, Fisher, Becker, MacKendrick, Rivette, Von Sterberg, Wellman, Dwan o Fleischer por citar unos cuantos. Por citar unos cuantos que carecen de libro en esta editorial qué hay de Walsh, Lumet, Vidor...

    ResponderEliminar
  3. José Miguel García31 de marzo de 2011, 20:34

    Bueno, creo que una colección dedicada a cineastas no tiene por qué establecer, de entrada, un "canon" de calidades y merecimientos y no "saltárselo" nunca. Por otra parte, poco a poco se van cubriendo huecos de todos los cineastas que poseen interés (así como de otros cuantos que tienen poco, pero eso, claro, es algo personal). Es verdad que, puestos a pedir, me gustaría que se publicaran libros sobre directores de los que apenas puede encontrarse ningún análisis en español, fuera de artículos en revistas especializadas, tipo Sidney Lumet, Mario Bava, Jan Svankmajer, Karel Zeman o Jacques Tourneur.

    En cuanto al libro de Aguilar, es espléndido en todas sus dimensiones (estilo, agilidad narrativa, documentación, análisis, contextualización, biografía...). A la altura de los otros dos espléndidos volúmenes dedicados a Sergio Leone (atención: hace poco reelaboró su primer acercamiento a este director en la misma colección) y Clint Eastwood.

    ResponderEliminar
  4. Hemos leído el libro y es correcto, está bien escrito -aunque abunda en ciertas redundancias: sobre todo algunas palabras diferenciadas que a fuerza de repetidas entorpecen la cadencia de la lectura: "deviene", por ejemplo- y no carece de encanto en su recuperación de un cineasta con algún interés.

    Lo más apreciable, con todo, es el sentido crítico del autor, más o menos implacable, y que con peculiar objetividad/subjetividad salva de la quema unas 30-40 películas de las más de 170-180 de Franco, cuya filmografía, progresivamente infausta, está condenada a un inevitable olvido: tiende a desaparecer.

    Por desgracia, el libro apenas se centra en analizar la puesta en escena, por lo que sus descripciones argumentales, técnicas y meramente estéticas, saben a poco, si bien Aguilar no duda en afirmar que Franco no piensa el cine en tanto que totalidad/unidad, sino como fragmentos/particulares: planos, en efecto.

    Con este apunte, el alcance fílmico de Jesús Franco no puede engañar a nadie: su no-estilo se basa en una serie de temas y obsesiones progresivamente explicitadas/malbaratadas, y de aquí su progresiva mediocridad, que comienza a fraguarse a partir de la década de 1970.

    José Antonio Bielsa

    ResponderEliminar
  5. Soy la persona que publicó la entrada criticando la política editorial de Cátedra en su colección de Grandes Directores, y para responderte diría que entiendo lo que señalas pero pese a ello, y reconociendo que mi tono en el anterior mensaje fue excesivo y merecería algunas matizaciones, lo que quería expresar con dicho mensaje es el absurdo que veo en dedicarle un monográfico a un director como Franco que tiene una obra que siendo incluso generosos podríamos considerar discutible, al margen de algún que acierto ocasional, mientras que otros indiscutiblemente más interesantes y que además carecen de un libro monográfico en nuestro país no han tenido tanta suerte. Todo ello además añadiendo el dato de que a Franco se le han dedicado ya monografías en algunas revistas de cine (si bien es verdad que de carácter minoritario), además de memorias o capítulos en libros de temática fantástica o erótica mientras para encontrar un estudio sobre Von Sternberg, por ejemplo hay que recurrir a los números 89 y 90 de Dirigido en fechas superiores a los 30 años, no digamos el caso de Wellman del que sólo existe el libro de Frank Thompson que edito el Festival de San Sebastián, que además es un libro con muchísimas lagunas, se podrían seguir añadiendo ejemplos.
    El problema principal es que es muy probable que este libro sobre Franco se venda mejor que los que propongo u otros de características similares y eso es un síntoma sobre qué interesa más a los actuales aficionados si una obra de un director como Franco o una obra sobre por ejemplo Ophuls, la respuesta creo que es obvia.
    Además lo libros de Aguilar son libros que tienen sus virtudes pero también sus defectos y en este sentido no entiendo a Tomás cuando en su reseña al libro de Agilar sobre Eastwood comenta que supera al otro libro que publica dicha editorial, cuando el libro del crítica italiano era un libro que llevaba a cabo análisis críticos a partir de trabajo de puesta en escena y del uso del lenguaje cinematográfico por parte de Eastwood y el libro de Aguilar se basa en una sucesión de anécdotas probablemente bien documentadas, no lo dudo, y de afirmaciones arbitrarias en la calificación de las películas que buscan sobre todo la provocación. Aguilar es un crítico e historiador que encuentra su lugar adecuado como crítico en libros de difusión sobre directores y actores poco estudiados y conocidos y en su, sin duda imprescindible, guía de películas donde sus comentarios no sobrepasan las 5 o 6 líneas, pero cuando tiene que analizar en profundidad una película o su puesta en escena deja mucho, muchísimo que desear.
    José María

    ResponderEliminar
  6. A la atención de Paco Bas.-

    Querido amigo:

    Tus comentarios sobre Jesús Franco y el libro de Carlos Aguilar que, a lo que se ve, está resultando más polémico de lo que nunca hubiese pensado, me gustan, y quisiera publicarlos, porque haces una defensa muy válida de Jesús Franco y el contexto de su obra, pero tan solo si puedes eliminar de dicho comentario las alusiones personales a las opiniones de otras personas.

    Lo digo porque creo que lo que opinas está muy bien, pero debido a esas alusiones será interpretado como un mero ataque al punto de vista particular de otro amigo que ha expresado su parecer en este blog. Estoy seguro de que puedes decir lo mismo sin aludir personalmente a nadie, y tu punto de vista quedará perfectamente claro sin dar pie a provocar una discusión que entraría, innecesariamente, en un terreno personal.

    Por favor, te animo a que repitas tu opinión sin esas alusiones.

    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  7. Pues a mí me encantan los libros de Aguilar para Cátedra. El de Eastwood es mucho mejor que el publicado por Pezzotta, que era aburrido y pedante. El de Leone es extraordinario, de brillante que es el análisis y alucinante la parte biográfica y de contexto. Pienso que Aguilar no "deja que desear" cuando analiza, simplemente es sintético y literario, dice con cuatro líneas, muy bien, lo que muchos en cuarenta, unos bien y otros mal. Y su libro sobre Franco es genial, se lee como si fuera una novela, como ya está escribiendo mucha gente, y aporta infinidad de cosas que no sabíamos nadie.

    ResponderEliminar
  8. Siento haber tardado tanto tiempo en volver a escribir, simplemente decir que a mi personalmente me parece un director con una gran imaginación, estoy en desacuerdo con el comentario de arriba que lo descalifica, lo que yo veo realmente extraño de Franco es que se automargino profesionalmente hablando, para dirigir un tipo de cine que realmente parece de un principiante que hace películas caseras. Hay que tener paciencia y pocos prejuicios para ver algunas de sus peores películas, pero creo que es valido su trabajo como el de cualquier otroa unque este sea bastante feista. Por lo menos no es pretencioso, como muchos directores europeos actuales, fue incluso alabado por Fritz Lang y trabajo junto a Orson Welles. Todavia no he leído este libro tiene buena pinta, pero según tengo entendido Aguilar y Franco, tuvieron hace tiempo sus más y sus menos aunque fueron buenos amigos. Sis detractores deberían disfrutar más de Jesús Franco como musico de Jazz. Tamnien me llama mucho la atención lo mucho que es odiado y amado como cineasta, lo que lo convierte en uno de los directores más polémicos, por lo menos creo que es el mejor director de cine de serie Z.

    ResponderEliminar
  9. Siento decirlo, pero un libro sobre Mackendrick, o sobre Fleischer, o sobre Dwan me temo que no sería rentable. De todas formas, la colección de Cátedra es muy heterogénea, para mí resulta una herejía comparar a Scorsese o a Spielberg con Ford o Billy Wilder. Está claro que Jesús Franco no es un gran cineasta, pese a ocasionales fogonazos de genio. Pero si en la colección de Cátedra están Saura, Camus o Gutiérrez Aragón pues la verdad es que está todo dicho. Los bodrios que ha dedicado Saura a los tangos y a las sevillanas me parecen tan nulos artísticamente como algunos "porno" de Jess Franco.

    ResponderEliminar
  10. No tengo constancia de que Cátedra haya dedicado a Saura un libro, no obstante y a pesar de que Saura tiene películas muy malas (alguna incluso infame) también hay que recordar que es el director de algunas de la películas más interesantes del cine español de los 60 y 70 como La caza, La prima Angélica o Elisa, vida mía; además de otras irregulares pero interesantes como Perpermint Frappe, El jardín de las delicias, Cría cuervos, Deprisa, deprisa, Ay Carmela o El séptimo día. Lo de Manuel Gutiérrez Aragón ( director que tuvo su momento con sus películas de fines de los 70 y principios de los 80, aunque hoy estén notablemente envejecidas) se debió a que el autor era Vicente Molina Foix y este señor (no se por qué) pero tiene un prestigio que le lleva a publicar el libro sobre cine que escriba aunque fuera sobre Liliana Cavani. Eugenio no olvides que los que compramos libros sobre cine somos cuatro gatas y a lo mejor un buen libro sobre Fleischer o Mackendrick a dos de esos gatos nos interesaría.

    ResponderEliminar