Translate

viernes, 21 de mayo de 2010

“IMÁGENES DE ACTUALIDAD” JUNIO 2010, YA A LA VENTA

Dentro de un mes marcado, cinematográficamente hablando, por las producciones dirigidas principalmente hacia un público infantil-juvenil (vamos, lo mismo que se viene produciendo desde hace años…), la portada del nuevo número de Imágenes de Actualidad la ocupan Kick-Ass, la esperada adaptación del cómic de Mark Millar que ha dirigido Matthew Vaughn, así como dos producciones animadas que se estrenarán el próximo mes de julio y que la revista “avanza” en exclusiva: Toy Story 3, de Lee Unkrich, y Shrek: felices para siempre, de Mike Mitchell. Para que veáis cuál es la tónica del cine que va a reinar en las carteleras en las próximas semanas, la revista también incluye una entrevista con Miley Cyrus, con motivo del estreno de La última canción: el mercado manda. Añadir que mi contribución mensual se centra en un Cult Movie que, espero, hará las delicias de muchos aficionados, de la misma manera que, para qué negarlo, ha hecho las mías: El fantasma del Paraíso (1974), la divertida y exuberante versión libre del clásico de Gaston Leroux El fantasma de la Ópera llevada a cabo por Brian De Palma, protagonizada por Paul Williams, William Finley y Jessica Harper. Una delicatessen.

miércoles, 19 de mayo de 2010

“LOS DUELISTAS”, DE RIDLEY SCOTT, EN CINE ARCHIVO

El británico Ridley Scott es el protagonista del dossier mensual que publica el portal Cine Archivo(http://www.cinearchivo.com/), y Los duelistas (1977), su primer largometraje para el cine, es la película que comento dentro de la primera parte del mismo. Adaptación de una novela corta, o relato largo, de Joseph Conrad, esta producción británica del en su momento muy famoso productor inglés David Puttnam, si bien protagonizada por dos actores norteamericanos, Keith Carradine y Harvey Keitel, se centra en el duelo que entablan, a lo largo de quince años, dos oficiales del ejército de Napoleón, D’Hubert (Carradine) y Feraud (Keitel), como consecuencia de un estúpido lance de honor. Tal y como apunto en mi comentario al respecto, ““Los duelistas” revela, a ojos de hoy, que con el tiempo Ridley Scott no parece haber variado en demasía sus métodos de trabajo, su forma de planificar y, sobre todo, su manera de iluminar, hasta el punto que la atmósfera “de época” y el componente estético, cuando no desvergonzadamente esteticista, de sus imágenes evoca sin demasiado esfuerzo los posteriores tratamientos plásticos de “Legend”, “1492: la conquista del paraíso”, “Gladiator”, “El reino de los cielos” o “Robin Hood”, por ceñirnos, asimismo, a otros títulos “históricos” “no actuales” o “de época” de su filmografía. En “Los duelistas” brilla, a simple vista, un sello visual fácilmente reconocible, por más que no fuera exclusivo de su director y el mismo se pareciera, poco más o menos y con las salvedades que pueden y deben hacerse, al estilo practicado por otros realizadores británicos contemporáneos, tales como el en este sentido pionero John Boorman y, poco después, Nicolas Roeg, Alan Parker, Roland Joffé, el Hugh Hudson de “Carros de fuego” o Adrian Lyne”.


Especial Ridley Scott (Parte I: 1977-1996):
http://www.cinearchivo.com/site/recomendados.asp

Los duelistas: una cuestión de honor:
http://www.cinearchivo.com/site/Fichas/Ficha/FichaFilm.asp?IdPelicula=66096&IdPerson=16090

jueves, 6 de mayo de 2010

“VIGIL”, DE VINCENT WARD, EN CINE ARCHIVO

Nueva y recentísima colaboración mía en el portal Cine Archivo (http://www.cinearchivo.com/), en este caso comentando una película que hace poco que ha sido editada en DVD por la firma Filmax y que aparece en el portal integrada dentro de una sección que, bajo el genérico “Películas de culto del siglo XXI”, pretende ofrecer mensualmente títulos raros o inusuales que han devenido piezas veneradas por ciertos sectores de cinéfilos y aficionados al cine en general, y que hasta la fecha ha incluido films como Carretera asfaltada en dos direcciones, de Monte Hellman, Mi Idaho privado, de Gus Van Sant, Sid y Nancy, de Alex Cox, y ahora la película sobre la cual ha escrito un servidor: Vigil (1984), la ópera prima del neozelandés Vincent Ward, cineasta no del gusto de todos y típico ejemplo de director de cine “marginado” de las corrientes de opinión mayoritarias (incluso de aquéllas que enarbolan la bandera del cine “minoritario”) por la sencilla razón de que no encaja ni en los esquemas reductores del cine comercial de gran aparato ni en los esquemas, asimismo constreñidos (por más que presuman de lo contrario), de los festivales de cine especializados, pero que ya en este primer largometraje supo desarrollar un estilo personal y diferenciado, al margen de modas y tendencias, siguiendo una línea particular e intransferible de entender y hacer cine que luego prosiguió en sus posteriores y no menos insólitos trabajos: Navigator, una odisea en el tiempo (1988), Map of the Human Heart (1993), Más allá de los sueños (1998) y River Queen (2005). Corren malos tiempos para el individualismo.

Recomendaciones. Películas de culto del siglo XXI (toma 4): “Vigil” (1984): http://www.cinearchivo.com/site/subPortalRecomendaciones.asp?idRubText=5107

miércoles, 5 de mayo de 2010

“DIRIGIDO POR…” Y “SCIFIWORLD MAGAZINE” MAYO 2010, YA A LA VENTA

Una entrevista con Ridley Scott, con motivo del próximo estreno en España de su versión de Robin Hood, ocupa la portada del núm. 400 de Dirigido por…, el cual incluye, entre otros artículos de interés, la segunda y última parte del dossier dedicado al cine policíaco español, y un pequeño estudio centrado en la carrera, corta pero interesante, del realizador norteamericano James Gray, con motivo del próximo estreno entre nosotros de Two Lovers. Anuncio, asimismo, que la revista incluye un artículo que probablemente traerá “cola”, como suele decirse, al menos entre ciertos sectores: una digresión sobre la crítica de cine española, elaborada por mi siempre combativo amigo Antonio José Navarro, a propósito de un congreso sobre este mismo tema organizado por la revista Cahiers du Cinéma. España en el marco del último Festival de Cine de Málaga. Añadir, finalmente, que mi contribución mensual a Dirigido por… se centra en las críticas de Soul Kitchen, de Fatih Akin, Luciérnagas en el jardín, de Danny Lee, La isla interior, de Dunia Ayaso y Félix Sabroso, Querido John, de Lasse Hallström, E.S.O., de Santiago Lapeira, y Iron Man 2, de Jon Favreau.

Esta última película ocupa asimismo la totalidad de la portada del núm. 26 de Scifiworld Magazine, al cual he contribuido con un artículo que efectúa un somero repaso a personajes que podríamos denominar “detectives de lo oculto”, o bien “investigadores de lo paranormal”, tales como Abraham Van Helsing o el doctor Quatermass, por poner un par de ejemplos bien representativos: “Tanto la literatura como el cine fantásticos han presentado a personajes capacitados para hacer frente a los fenómenos paranormales, sobre todo hombres pero también mujeres que se miran lo terrorífico, lo anormal, lo antinatural de una forma no supersticiosa sino científica, lógica y racional, contemplándolos casi como algo cotidiano o, cuanto menos, perteneciente o relativo a una “normalidad” o una “cotidianidad” alternativas. Pero esta tendencia no se ha presentado en el campo de lo fantástico desde sus inicios ni en lo literario ni en lo cinematográfico, sino tan sólo después de que ambas corrientes artístico-culturales hubiesen madurado lo suficiente como para ser capaces de admitir el carácter subversivo de lo sobrenatural y aceptarlo como materia de estudio, como un fenómeno susceptible de ser analizado y diseccionado desde una perspectiva racionalista” (aprovecho la ocasión para aclarar que en este artículo no he incluido al Dr. Who porque, en su pasado núm. 25, Scifiworld Magazine ya le dedicó una aproximación en exclusiva).

lunes, 3 de mayo de 2010

“BAJO EL VOLCÁN”, DE JOHN HUSTON, EN CINE ARCHIVO

Acaba de publicarse en el portal Cine Archivo (http://www.cinearchivo.com/) un pequeño comentario que he escrito a propósito de la edición en DVD –muy buena, por cierto— del film de John Huston Bajo el volcán (1984), adaptación de la famosa novela homónima de Malcolm Lowry que protagonizaron Albert Finney, Jacqueline Bisset y Anthony Andrews. Si bien no se trata, a mi entender, de uno de los mejores trabajos de su director, es una obra nada desagradable de ver o de volver a ver, y que como mínimo tiene un punto importante a su favor: ser una ejemplo de un cine adulto, y que intenta mirar de manera frontal, clara y directa hacia el lado menos agradable de la existencia humana, que cuesta de encontrar hoy en día de manera normalizada. La trama, bien conocida, tiene lugar en la localidad mexicana de Cuernavaca en el año 1938 y coincidiendo con la celebración del Día de Difuntos, momento en el cual el cónsul británico Geoffrey Firmin (Finney) da rienda suelta a un tortuoso proceso de autodestrucción por medio de una violenta ingesta de alcohol que amenaza con poner fin a su vida en cualquier momento.

Bajo el volcán: