Google+ Followers

Translate

viernes, 5 de noviembre de 2010

“SED” Y “STRANGE BEHAVIOR”: CINE DE TERROR AUSTRALIANO DE LOS 70 Y 80, EN CINE ARCHIVO

Tras haber editado ya un primer volumen en DVD, que incluía Patrick, de Richard Franklin, y Dark Forces (Más allá de la reencarnación), de Simon Wincer, la firma Isaan Entertainment, con distribución de Karma Films, edita una segunda entrega de su colección Terror australiano: Grandes clásicos de la década de los 70 y 80, el cual agrupa dos películas harto singulares, que he tenido ocasión de comentar en el portal Cine Archivo: Sed (Thirst, 1979), de Rod Hardy, y Strange Behavior (1980), de Michael Laughlin.

Particularmente atractiva es Sed, extraño relato en torno al proceso de transformación de una mujer en vampiro a través de procedimientos “científicos”, y que a mi entender “propone una suerte de revisión contemporánea del mito del vampiro, potenciando y poniendo en primer término del relato un componente inherente a dicha mitología ya desde los primeros tiempos de la literatura sobre vampiros. Me refiero al hecho de que los personajes de bebedores de sangre suelan ser nobles, aristócratas, hacendados o gente perteneciente a las clases pudientes, mientras que la mayoría de sus víctimas sean todo lo contrario, esto es, personas pertenecientes a la plebe. De este modo, “Sed” está planteada bajo la forma de una digresión sobre el vampirismo que pone el acento sobre la metáfora de la diferencia (y la lucha) de clases sociales que es en parte inherente al mito”.

Menos conseguida, pero aún así muy curiosa, es Strange Behavior, “otra singular rareza del cine fantástico australiano, más o menos disfrazada de producción norteamericana gracias al concurso en su reparto de una serie de intérpretes de nacionalidad estadounidense –Michael Murphy (un habitual del cine del Woody Allen de los primeros años), Louise Fletcher, Dan Shor, el veterano Scott Brady, incluso Mark McClure (quien fuera Jimmy Olsen en el “Superman” de Richard Donner)—, pero que incluso así no consigue disimular por completo su carácter “anómalo”, en cuanto alejado del cine de terror “made in USA” del momento de su realización, principios de los años ochenta, por más que respete aparentemente algunas de sus más manidas convenciones. Dicho de otra manera, a pesar de que “Strange Behavior” hace gala de cierta fidelidad a los tópicos del cine de horror “de” y “para” adolescentes, lo cierto es que a la hora de la verdad su atmósfera se aleja del típico “slasher” norteamericano de los ochenta hasta el punto de que, a ratos, casi parece una producción realizada por el David Cronenberg de su primera etapa canadiense (años setenta y primeros ochenta): el ambiente que se respira en ella es notablemente insano”.

Cine Archivo:
http://www.cinearchivo.com/site/index.asp

Terror australiano (Vol. 2): Grandes clásicos de la década de los 70 y 80:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada